miércoles, febrero 27, 2008

10 PELÍCULAS... nominadas al Oscar y no lo ganaron, por sorprendente que parezca

Han sido muchísimas las películas que han pasado a la historia del cine y no han ganado el Oscar. No es algo nuevo de este año, ni muchísimo menos, que una película que no suscita un respaldo mayoritario de la audiencia o de la crítica se alce con el mayor galardón de la Academia norteamericana. Muchas grandísimas películas ni siquiera llegaron a colarse entre las finalistas. Pero hay otras que, recibiendo la nominación a la mejor película, no lograron el premio. Podría haber incluido La bella y la bestia, Toro Salvaje, Un tranvía llamado deseo, Apocalypse now, La gata sobre el tejado de zinc, Dos hombres y un destino y otras muchas, pero estas son las diez elegidas que recibieron la nominación a la mejor película y vieron como otro título se llevaba la estatuilla.

CIUDADANO KANE (1941)

Una de las películas más famosas de la historia del cine y la más reconocida en los listados de mejores películas de todos los tiempos se quedaron a las puertas de la gloria en los Oscar. De las nueve nominaciones que había recibido (incluídas las de Orson Welles como director y actor), sólo se llevó una estatuilla, la del mejor guión original, que compartieron el propio Welles y Joseph L. Mankiewicz. La genialidad, la innovación cinematográfica y ese misterioso "Rosebud" se quedaron sin premio por culpa del ¡Qué verde era mi valle! de John Ford. ¿Justo? Imposible de decir, pero hoy la historia del cine no se entendería sin Ciudadano Kane.

E.T. EL EXTRATERRESTRE (1982)

Esta maravillosa fábula de Steven Spielberg marcó a toda una generación y sigue fascinando a todos los que la van descubriendo años después. No hay nadie que esté hoy rondando o superando los 30 años que no conozca aquello de "teléeeeefono... mi caaaaaaasa" o la inmortal melodía creada por John Williams. Una película mágica, única, un sueño hecho realidad con innumerables secuencias y planos inolvidables, un título imprescindible para entender la fantasía cinematográfica, la película más personal de ese genio que a tantos espectadores ha marcado, Steven Spielberg. Era la tercera vez que la Academia esquivaba el reconocimiento a este director. La ganadora de este año fue Ghandi, de Richard Attenborough.

EL GRAN DICTADOR (1940)
-
Una de las películas más valientes de la historia del cine tuvo que venir de manos de un cómico irrepetible. Charles Chaplin decidió hacer una parodia de Adolf Hitler cuando mucha gente ni siquiera veía al dictador nazi como una amenaza real para el mundo. Hitler prohibió la película en todos los territorios ocupados, pero la curiosidad pudo con él y se sabe que la vio dos veces. Pero no quedó para la posteriodad su opinión sobre la película. Recibió cinco nominaciones y no logró ni un solo premio de la Academia, que no supo entender la trascendencia de un título único y necesario. La antológica secuencia en la que Hinkel, el dictador ficticio creado por Chaplin (en su primera película sonora), juega con una bola del mundo forma parte del ideario cinematográfico del siglo XX. Al menos aquel año hubo una gran ganadora del Oscar: Rebecca, de Alfred Hitchcock.
-
LA GUERRA DE LAS GALAXIAS (1977)
-
El cine cambió para siempre cuando se estrenó la epopeya galáctica de George Lucas. Millones de personas han crecido bajo la influencia de la saga de Star Wars y muchos jóvenes cineastas de todo el mundo no tienen reparo alguno en afirmar que la eterna lucha entre el bien y el mal, entre Luke Skywalker y Darth Vader, entre los Jedi y los Sith, fueron una influencia decisiva en sus carreras. Historia pura del cine, una historia en apariencia sencilla pero tremendamente emocionante, tan entretenida como arriesgada en una época en la que toda la ciencia ficción que se hacía era catastrofista y nada optimista. Un soplo de aire fresco que se llevó por delante todos los récords habidos y por haber y creó un universo que todavía hoy fascina a casi todo el mundo. Annie Hall, de Woody Allen, fue la preferida de los académicos aquel año.
-
PERDICIÓN (1944)
-
El mejor y más importante título de cine negro de la historia del cine se quedó sin el Oscar a la mejor película por culpa de Siguiendo mi camino, de Leo McCarey. Sobra la comparación entre la influencia de una y otra. Perdición es una película fascinante por sus interpretaciones, por sus diálogos, por su puesta en escena, por su footografía... absolutamente por todo. Es la quintaesencia del cine negro y la escuela para tantos y tantos títulos que se hicieron en los años 40 y en adelante. La Academia se cebó con esta enorme película de Billy Wilder: siete nominaciones y ni un solo premio. Más de seis décadas después, éste debe quedar como una de las mayores injusticias de la historia de los Oscar.
-
¡QUÉ BELLO ES VIVIR! (1946)
-
El optimismo vital de Frank Capra llevado a sus extremos más hermosos. La película navideña por excelencia. Un relato hermoso, trágico y divertido que todavía hoy consigue emocionar a quien lo ve. ¿Cómo no comprender a este hombre, interpretado por un irrepetible James Stewart, que piensa que la vida sería mucho mejor si él no hubiera nacido? ¿Cómo no enternecerse con esa preciosa historia de amor? ¿Cómo no adorar a ese ángel que busca ganarse las alas salvando a un hombre que ha perdido la esperanza? Los mejores años de nuestra vida, de Billy Wilder, arrebató el premio a esta mágica historia que no se llevó ni un solo premio, pero que siempre tendrá un lugar en los corazones de todos los cinéfilos.
-
ROBÍN DE LOS BOSQUES (1938)
-
La mejor versión que nunca se ha hecho de la historia del forajido de los bosques de Sherwood, que robaba a los ricos para dárselo a los pobres, que defendía el reinado de Ricardo Corazón de León mientras éste luchaba en las cruzadas. La película de aventuras por excelencia, con unos maravillosos Errol Flynn y Basil Rathbone, como Robin y Gyu de Gisbourne, con una preciosa Olivia de Havilland como Lady Marian. Aventura, amor, humor y una espléndida de música de Erich Wolfgang Kornlgold, para una inolvidable película que ganó tres Oscar (dirección artística, montaje y banda sonora) pero que se quedó sin el cuarto premio al que optaba: el de mejor película. Vive como quieras, de Frank Capra, fue la ganadora de aquel año.
-
SALVAR AL SOLDADO RYAN (1998)
-
Cuando Harrison Ford salió a leer el título de la película galardonada de ese año, todo el mundo esperaba que se lo diera al filme de su amigo Spielberg. Cuando leyó Shakespeare enamorado, a nadie le extrañó que se fuera del escenario ante ese inconcebible giro argumental de la Academia. Sólo los primeros veinte minutos, el asalto a las playas de Normandia, tienen más cine del que jamás podrá soñar una comedia menor como Shakespeare enamorado. La Academia volvía a golpear a Spielberg y le privaba de una noche de gloria a pesar de lograr su segundo Oscar como director y cinco estatuillas para su película. Una dirección ejemplar, un espléndido reparto encabezado por Tom Hanks, una ambientación sublime y un mejor guión de lo que mucha gente cree avalan esta historia.
-
SOLO ANTE EL PELIGRO (1952)
-
Uno de los mejores westerns de la historia, rodado casi a tiempo real para dar realismo a la angustia de un sheriff que se va a enfrentar en solitario a la banda de un hombre encarceló años antes y que vuelve clamando venganza. Un Gary Cooper formidable (que sí se llevó el premio al mejor actor) y una hermosísima Grace Kelly no son las únicas joyas que deja un elenco de actores sencillamente espectacular. Tal fue la conjunción de genialidades, que de ninguna escena hizo falta rodar más de tres planos. Y es toda una alegoría sobre la caza de brujas del senador McCarthy. Pero el Oscar a la mejor película se fue para El mayor espectáculo del mundo, de Cecil B. De Mille.
-
TAXI DRIVER (1976)
-
La maldición que sufría hasta el año pasado Martin Scorsese con la Academia tuvo uno de sus mayores episodios con su primera gran película, Taxi driver. Robert de Niro había compuesto el psicópata más recordado de la historia del cine. Scorsese había reflejado un Nueva York tan hermoso como decandente. La violencia y la valentía de la historia le han asegurado un lugar en la historia del cine. Pero Hollywood prefirió aquel año la historia de superación de Rocky. El sobrecogedor "¿Me estás hablando a mí?" de Travis frente al espejo, empuñando una pistola, bien valía el reconocimiento de la Academia.

6 comentarios:

Argan dijo...

Pues la verdad es que de esta lista, solo he visto cinco peliculas:

El Gran Dictador... pelicula que a mi parecer, es una adelantada a su tiempo y no me extraña que en su época no la valoraran como es debido. Aún así... Rebecca es una de las grandes obras maestras de Hitch.

La guerra de las galaxias también perdió contra la que para mí es todavía la mejor pelicula de Woody Allen y otra revolución en la manera de narrar historias (hace poco vi Manhattan y me pareció muy flojita en comparación).

Que bello es vivir... me parece un peliculón que veré cada navidad... pero no he visto la peli de Billy Wilder para comparar.

Salvar al soldado Ryan es otra pedazo de pelicula, pero en este caso, a mi también me gusto Shakespare in Love. Y si tuviera que elegir con el corazón me quedaría con esta última.

Taxi Driver: en esta... por muy irracional que parezca, estoy de acuerdo con la academia. Porque Taxi Driver me aburrió muchisimo. 2 horas del magnifico cine que se hacia en los 70... el cual me da una de cal y una de arena. Y en este caso, acabe la pelicula a duras penas.

Ea, pos este es mi comentario... ahora ya puedes flipar al ver que no he mencionado ET.

Saludos

am dijo...

Qué bello es vivir. De las mejores películas que he visto.

Saludos.

C.C.Buxter dijo...

Hasta para perder hay formas. Y es que una cosa es que te ganen "Annie Hall" o "Los mejores años de nuestra vida" (en ambos casos creo que son películas mejores) y otra, como decía hace poco, que lo haga "Shakespeare enamorado"...

Quizá el otro caso clamoroso sea el de "Apocalypse now"; la ganadora, "Kramer contra Kramer", es una buena película, aunque inferior comparada con la de Coppola.

He repasado mentalmente mis películas preferidas y he descubierto que "El tercer hombre" ni siquiera estuvo nominada, aunque eso sí, quizá sea excusable al tratarse de una película británica.

Noelia Jiménez dijo...

Está claro: lo de los premios está muy bien como alimento del ego, pero no siempre son garantía inequívoca de calidad.

Besazos.

Juan Rodríguez Millán dijo...

No, Argan, no, no flipo, je, je... Pero sí me das una envidia tremenda. Porque tienes la oportunidad de descubrir E.T. Ya eso lo hice con cinco años y ya no podré volver a hacerlo. Espero que te animes y que me lo cuentes cuando la veas...

Am, bienvenida. Es que es una gozada, ¿verdad...?

C.C.Buxter, algún día publicaré alguna lista de diez que ni siquiera estuvieron nominadas, gracias por la idea, je, je... No creas que tu sugerencias de diez escenas ha caído en saco roto... Es que me he dado cuenta de que algunas son finales y no quiero destripar películas. Pero sigo pensando en ello...

Totalmente de acuerdo, Noelia. Pero, pese a todo, cómo nos gustan los premios, ¿verdad...?

C.C.Buxter dijo...

Así me gusta, que aceptes mis retos. Como quedaría feo no comentar una propuesta mía, voy a ir pensando ya mis diez escenas favoritas...