lunes, noviembre 29, 2010

'Flipped', romanticismo en vías de extinción

Qué difícil sigue siendo ver en el cine una buena película romántica. Romántica de las de verdad. De esas que tienen una historia preciosa pero real. De esas que tienen una buena pareja protagonista. De esas que tienen presente que es más hermoso ver algo novedoso que un desgastado cliché. Flipped, además de una gratísima sorpresa, es una de esas películas. Lo es porque sorprende con la historia más vieja del mundo, la de dos jóvenes, en este caso adolescentes, que se van enamorando, a veces de forma consciente y a veces no. Lo es porque utiliza una bonita doble narración, las mismas secuencias vistas consecutivamente desde el punto de vista de él y de ella, completando el cuadro de la realidad. Y lo es porque está maravillosamente bien escrita y muy bien interpretada. Ojo a Madeline Carroll, una chiquilla de sólo 14 años que enamora a la cámara (y, por qué no decirlo, a este humilde espectador; esa es la magia del cine) cada vez que aparece en pantalla.

Con el paréntesis de los años 90, en los que se dedicó a explorar con sobresaliente resultado terrenos como el terror psicológico (Misery) y el drama judicial (Algunos hombres buenos), Rob Reiner casi siempre se ha acercado a historias románticas. Le daba igual que estuvieran envueltas en el hermoso envoltorio fantástico de La princesa prometida, en la leyenda cinematográfica de Dicen por ahí, en la atmósfera contemporánea de Cuando Harry encontró a Sally o en el elitismo gubernamental de El presidente y Miss Wade. Ha tenido mejores y peores películas, pero siempre ha conseguido transmitir romanticismo en películas convincentes. Le faltaba buscar esas sensaciones con una pareja de adolescentes, y la novela escrita por Wendelin Van Draanen (cambiando la época en la que ésta se sitúa, desde el comienzo del siglo XXI hasta la década de los 60 de ese siglo pasado en el que todavía parece que vivimos) le ha dado la excusa perfecta.

Reiner traza con una delicadeza fascinante la línea entre el amor y el odio juveniles. Juli es una niña romántica que se enamora del chico que se acaba de mudar a la casa de enfrente (impecable la hermosa escena con la que se abre la película). Son apenas unos niños. Y los niños, siguiendo el tópico, no están interesados en las niñas. Es el caso de Bryce, que no soporta que su vecina y compañera de clase le persiga anhelando un beso. Ambos crecen y los sentimientos van cambiando. Ella se va desengañando, se da bruces con la realidad de que a él no le interesa, de que sueña con un imposible. Él, en cambio, experimenta lo contrario y se queda con el imposible que antes era de ella. Los caminos del amor y el odio se van cruzando. Contada así, la película corre el riesgo de caer en la sensiblería más pastelosa e intrascedente. Pero Reiner le da a esa historia un envoltorio que la hace crecer y avanzar. Dos familias muy diversas con más nexos de unión de los que podría parecer en un principio, y sueños y dramas que se mezclan en los caminos de los dos chavales y la gente que les rodea. Como la vida misma. Por eso Flipped engancha. Porque es tan fácil ponerse en la piel de algún personaje.

Y eso es así porque los actores realizan un trabajo formidable. Desde los más veteranos y conocidos hasta los más jóvenes y prometedores, todos ellos crean un reparto casi perfecto. Entre los primeros están Aidan Quinn, un intérprete que prometía mucho a comienzos de los 90 y que se quedó en el camino a pesar de su categoría; Rebecca De Mornay, que pasada su época de sex symbol quizá consiga por fin, y aunque ya parezca difícil en esta tiranía de la imagen, establecerse como lo que promete ser, una buena actriz; Penelope Ann Miller, de la que, a pesar de no haber logrado en su día la misma fama que la intérprete de La mano que mece la cuna, también tuvo sus momentos de fama gracias a Atrapado por su pasado (una de las mejores películas de Brian de Palma), Despertares o protagonizar junto a Arnold Schwarzenegger Poli de guardería; y John Mahoney (conocido por la serie Frasier), que da vida a un personaje capital en la historia.

Todos ellos hacen funcionar el engranaje de la película y tienen una gran importancia en ella, pero el alma del filme está en la profunda mirada de Madeleine Carroll, que crea en la pantalla mucha magia, mucho romanticismo y un saber estar impropio de alguien de su edad (catorce años). Callan McAuliffe está correcto, pero tiene las limitaciones propias de un actor adolescente. Madeleine Carroll no tiene límites. Y su nombre (que para mí era desconocido aunque forma parte del reparto de películas como El último voto, Resident Evil: Extinction o incluso algún episodio de la serie Perdidos) ya está apuntado en esa lista de jóvenes promesas que uno espera que no se echen a perder. Quizá le falta a la película un final más trabajado que haga justicia al buen rato que ofrece, pero al margen de este defecto, Flipped es fresca, es inteligente, es romántica. Es un título diferente y original. Es una pequeña gran maravilla.

De no proceder de un estudio grande y un director conocido, ya habría sido bautizada como la película independiente del año, ese honor absurdo y rimbombante que la crítica suele otorgar a películas que a veces se olvidan con demasiada facilidad. Pero como no puede tener esas etiquetas alternativas, es un filme que corre el peligro de pasar desapercibido (costó catorce millones y ni siquiera recaudó dos en Estados Unidos). Y sería una lástima. Pero es que la película se estrenó en Estados Unidos en agosto y en España no hay todavía fecha de estreno. Será que el romanticismo está en vías de extinción. ¿Lo está? Ver Flipped es la mejor forma de saber si en nosotros está escondido un romántico.

10 comentarios:

VAN dijo...

Me encantan las películas románticas así que me apunto esta. Por lo que cuentas no hay que perdérsela.

Key dijo...

A ver si hay suerte y la ponen en mi ciudad, porque si no es un súper exitazo de Hollywood igual pasan de ponerla... si la pillo la veo sin duda.

Jo Grass dijo...

Rob Reiner siempre me ha parecido excelente en sus comedias románticas. Tiene muy buena pinta esta película. A ver si la estrenan y puedo verla en pantalla grande y en versió original!
Besotes y buen finde, darling!

María dijo...

Me encanta este tipo de cine y más ahora que hace frío es lo que pega un domingo por la tarde no?.
Espero que pronto se estrene. Luego dicen de los piratillas jeje.
Ya sabes que me encanta 'La princesa prometida'. Espero que ésta no se demore mucho.
Gran reseña ;)
Muchos besos!!

Laia Cabezas Cruz dijo...

Tus críticas acercan un poco más mi relación amorosa con el cine a mi tiempo libre. Hacía mucho que no te leía, falta de tiempo.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Van, creo que merece la pena, espero que la veas y que me cuentes qué tal...

Key, puf, mira que veo complicado hasta que se estrene en España, no te digo más...

Jo, la verdad es que tiene un buen toque para el género, sí. En versión original la vi, pero te puedes imaginar que en un cine no he podido verla, no...

María, es que eso de un domingo por la tarde de cine en casita es algo estupendo, je, je, je... Ya me dirás si la ves, ¿eh...?

Laia, no sabes cuánto te agradezco unas palabras tan bonitas. Me alegro mucho de serte útil. ¡Y el cine no lo dejes nunca si te gusta! Yo te sigo leyendo.

Celia dijo...

Ummm interesante me la apunto para verla.
De la saga, Antes del amanecer, Antes del atardecer y anochecer que me cuentas?
Me dispongo a ver las 3 por primera vez.
Porque me da la sensación que es ver el proceso de una relación desde la explosión hermosa del inicio de una pareja hasta el final o casi.
Como mínimo aunque haya sido en 3 películas, no nos dejan como en la mayoría de historias pensando, y que fue de esa pareja?

Ya me contarás!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Celia, apúntala, apúntala, porque para mí fue una sorpresa preciosa. Pues de la trilogía que me dices no te puedo decir nada porque aún no las he visto, están en la lista de tareas pendientes... Pero no creo que andes muy desencaminada... La gente habla muy bien de ella. A ver si las veo...

Celia dijo...

Las vi... No me gustaron porque esperava otro tipo de peliculas, mas sencillas , mas comedia romantica pero si hubiera sabido que tipo de peliculas era quizá me gubieran gustado más. Eso si aprendi mucho de las ultimas escenas de la ultima.
Mañana intentare ver esta de la entrada.
Estoy de vacaciones hasta el miercoles y a falta de dinero para viajar me estoy poniendo al dia con las peliculas.
:)

Juan Rodríguez Millán dijo...

Vaya, pues a ver si hay más suerte con 'Flipped', ya me cuentas... ¡Y disfruta de las vacaciones!