sábado, junio 20, 2009

10 PELÍCULAS... 10 bikinis

Aprovechando la llegada del verano, toca una relación de películas fetichista. El bikini es una bañador creado en 1946 que el cine ha sabido explotar para vender a sus actrices más atractivas y sensuales. Son muchas las que han aparecido ataviadas con un bikini, y muchas las que lo han tenido que vestir para que la película contara con algún aliciente que ni el guión, ni la dirección, ni ningún otro elemento aportaba. Mujer objeto de vez en cuando, sí, pero en otras ocasiones un elemento más para la Historia del cine. Porque el cine es imagen, también estas imágenes siempre que haya quien sepa cómo enseñárnoslas.

· Y Dios creó a la mujer (1956), Briggite Bardot
Roger Vadim quiso escandalizar y escandalizó, gracias a una impresionante Briggite Bardot, el único elemento a recordar de esta película francesa. Ella se convirtió en un sex symbol internacional gracias a esta historia, tan sencilla como intrascendente. Briggite Bardot interpreta a una jovencita huérfana que vive con sus tíos y que se ve inmersa en un triángulo amoroso en el que los otros dos picos son dos hermanos que, de forma diferente, desean a la mujer. Una película muy de su tiempo (y probablemente también muy de su país) expresamente condenada por la Legión de la Decencia de la Iglesia Católica por sus escenas de alto contenido sexual y que provocó cierto revuelo cuando llegó a Estados Unidos.

· 007 contra el Dr. No (1962), Ursula Andress
Ante la atenta mirada del primer y más genuino James Bond, Sean Connery, surge del agua Honey Rider, una impresionante Ursula Andress, vestida con un bikini blanco, un cuchillo en el cinturón y unas conchas en su poder. Esa escena abrió una de las páginas más simpáticas del erotismo cinematográfico, la de las chicas Bond, una página que ya se extiende durante más de tres décadas y que sigue suscitando interés para cinéfilos de todo el mundo ante cada nueva entrega de la serie. Pero ninguna actriz ha llegado a provocar el efecto que provocó Ursula Andress. La película, la primera de la saga del agente secreto más famoso de la Historia del cine, es también una de las mejores.

· Lolita (1962), Sue Lyons
El profesor Humbert Humbert (James Mason) ve una casa en la que prtende alquilar una habitación. Y no lo ve claro hasta que sale al jardín y descubre a Lolita, una jovencita de 14 años, hija de la dueña de la casa, tomando el sol ataviada con un bikini, gafas de sol y sombrero y con dos libros sobre la toalla. Humbert tiene claro en ese momento que en esa casa está su futuro. Y no sabe lo complicada que va a ser su vida de aquí en adelante a causa de esta niña y el irracional deseo que siente por ella. Stanley Kubrick sembró el escándalo para continuar con el ya creado con la novela de Vladimir Nabokov. Y Sue Lyons pasó a la Historia por este papel (afortunadamente no sólo por el bikini), aunque no tuvo continuidad en el resto de su carrera. Una película que hay que ver. Y luego debatir.

· Hace un millón de años (1966), Raquel Welch
Raquel Welch se convirtió para siempre en el icono fantástico de la mujer prehistórica con Hace un millón de años, la más que particular visión de la Hammer de esta época. El filme es una delirante mezcla de tribus humanas, dinosaurios y monstruos imposibles, pero también un divertimento muy propio de su época y de sus creadores. Fue una de las primeras películas del género (rodada en Canarias, por cierto) que incluyó una pelea entre mujeres, algo ya inevitable en el género... y que aquí estaba llevada además al extremo del tópico, ya que las mujeres de las tribus están divididas en ¡rubias y morenas! El divertimento cuenta además con un inusitado elemento de riesgo: no hay una sola palabra inteligible en la película, como años después haría Mel Gibson en La Pasión y Apocalypto.

· El retorno del Jedi (1983), Carrie Fisher
No es un bikini en sentido estricto, puesto que no es un traje de baño, pero si preguntamos por el bikini más famoso de la Historia del cine, ese es el que viste la Princesa Leia en la tercera entrega de Star Wars. Retenida por Jabba el Hutt, Carrie Fisher luce aquí el vestuario más sensual de la trilogía, tan recordado como las ensaimadas que lució en su peinado de la primera película. Y aunque invita a cualquier otra cosa menos a la lucha, lo cierto es que la heroína galactica de George Lucas no se ve impedida ni mucho menos para liberarse por su cuenta y acabar con Jabba. Friends explicó la verdadera trascendencia de este traje con un memorable episodio, El de la fantasía de la Princesa Leia. Jennifer Anniston vivió en sus carnes lo que era sentirse como Leia.

· Abierto hasta el amanecer (1996), Salma Hayek
George Clooney y Quentin Tarantino son dos criminales que huyen con rehenes y acaban en un bar de carretera llamado La teta enroscada. Allí descubren que la bailarina exótica, después de una más que sensual interpretación, es una vampiresa. Y que allí todos son vampiros que, como no podía ser de otra forma, quieren chuparles la sangre. Lo que empieza como una road movie de criminales acaba en una orgía vampírica desenfrenada que gustará a los fans de su director, Robert Rodríguez, y a los de su mentor, el propio Tarantino. A mí me parece un desbarajuste en el que mueren nada menos que 122 personas (o criaturas) en el que lo mejor es el final. Pero porque se acaba la película, no porque sea especialmente imaginativo. Para el baile, a Salma Hayek no le dieron coreografía alguna. Rodríguez simplemente le dijo que sintiera la música. Pues eso.

· Al diablo con el diablo (2000), Elizabeth Hurley
Elizabeth Hurley es una de esas actrices de las que se ha hablado durante mucho tiempo, más en las páginas de información rosa que en las de cine, sin que en realidad se sepa por qué. Con decir que esta es la película por la que más se recuerda a esta mujer, está todo dicho. Ella interpreta nada más y nada menos que al diablo, que tienta a Brendan Fraser con la vida eterna a cambio de su alma. En el camino, se viste de animadora, de colegiala y de femme fatale con un traje rojo. Todo es rojo. Incluso el bikini, claro. La serpiente y la manzana son los obligados adornos que identifican a su personaje. Al fin y al cabo, es el diablo. El título es toda una provocación al espectador para que mande la película, una comedieta sin demasiada gracia, precisamente ahí, al diablo.

· Muere otro día (2002), Hale Berry
Con la aparición de Ursula Andress en Dr. No como referencia, Halle Berry surgió del agua de la misma manera. Homenaje de la saga Bond a su propio pasado, con una de las mujeres más espectaculares que conoce el cine moderno. El escenario pretende ser Cuba pero son las playas de Cádiz. Hale Berry da vida a una espía americana llamada Jinx, que primero parece interferir en los planes de James Bond y después se convierte en su aliada... y en una chica Bond más que memorable y que acaba en el mismo sitio que casi todas las anteriores: en la cama. Una película muy entretenida pero demasiado fantasiosa para 007. Durante un tiempo se especuló con la posibilidad de que Jinx protagonizara su propia película, pero con el giro en el tono de la saga Bond parecieron enterrerase los rumores. Siempre nos quedará este homenaje.


· Tomb Raider. La cuna de la vida (2003), Angelina Jolie
La segunda entrega cinematográfica de las aventuras de la arqueóloga de videojuego Lara Croft es tan aburrida e intrascendente como la primera. De hecho, la mayor novedad es precisamente ver a la heroína en un bikini negro y pilotando una moto de agua en una escena que no aporta nada en absoluto a la película y que el único objetivo que tiene es mostrar la anatomía de la actriz protagonista, Angelina Jolie. No deja de ser curioso que la que está considerada como una de las mujeres más espectaculares del planeta, y dando vida a la heroína más sexy del mundo del videojuego, no parezca tan atractiva como en otras películas. Sólo para los muy fans. Los de Lara Croft, que los de Angelina Jolie se aburrirán.

· Inmersión letal (2005), Jessica Alba
Hay veces que uno se pregunta para qué se hace una película si lo único que importa son las fotos promocionales. Eso mismo sucede con Inmersión letal, cuyo único interés son las fotografías difundidas antes del estreno con Jessica Alba como protagonista, posando en bikini y en la playa. Porque son las únicas que realmente interesaron, eclipsando por completo las de los otros tres componentes del reparto (y eso que otra actriz también aparecía en bikini durante buena parte del metraje). La película es una inverosímil y olvidable historia de buscadores de tesoros, en realidad una excusa para filmar a dos actrices en bañador, dos actores enseñando músculos y escenas acuáticas a ritmo de videoclip. Nada con lo que merezca la pena perder el tiempo. Pero, claro, es Jessica Alba y eso hizo que se hablara (poco, eso sí) de este título...

8 comentarios:

satrian dijo...

Es difícil elegir, pero por la parte fan, me quedo con el de la princesa Leia, pero si puede ser que lo lleve Kristen Bell, je je.

Simone B. dijo...

Para mi el bikini en el cine es igual a Úrsula Andress, estaba maravillosa, y mira que la competencia es dura, porque esa lolita, esa B.B. y más actualmente esa Halle Berry y Jessica Alba están impresionantes, pero Úrsula estaba perfecta..

dexter dijo...

Desde luego Juan R, este es el rankin más políticamente incorrecto que has elaborado desde que te conozco. Vale, todas estas señoras estaban estupendas - algunas lo siguen estando- pero ¿qué pasa con las señoras o con los señores de moral disoluta? ¿no tenemos derecho a recrearnos la vista? Pues he aquí un ranking de 10 caballeretes quehan lucido palmito a lo largo de la historia del cine. 10 bañadores para la eternidad.

1- EL NADADOR. Con ese título estaba claro que su protagonista tenía que pasarse toda la película en bañador. Y su protagonista era uno de los cachas más cachas del cine, Burt Lancaster que también es el invitado de nuestro número 2
2-DE AQUÍ A LA ETERNIDAD. Burt seguía haciendo historia. El revolcón nocturno que se daba en la playa con Deborah Kerr y Burt ha pasado a la posteridad. Y sus pectorales también
3- CASINO ROYALE. Ursula Andrews y Halle Berry tuvieron su réplica masculina en la persona de Daniel Craig. Ayss, si Clive Owen hubiese aceptado el papel
4- TARZAN Y SU COMPAÑERA. Johnny Weismuller fue campeón olímpico de natación antes de aceptar el personaje de Tarzán. Seguro que con el "Speedo" marcaba más "estilo" que con el taparrabos
5-EL LAGO AZUL. Otro taparrabos. El hoy olvidado Christhoper Atkins sólo se lo quitaba para hacer cosas feas con Brooke Shields, hasta que salía lo que salía.
6- CON FALDAS Y A LO LOCO. Mientras Tony Curtis se dedicaba a ligar con Marylin haciéndose pasar por magnate petrolífero, Jack Lemmon lucía su gracil silueta jugando a la pelota a la orilla de la playa junto al resto de sus compañeras. Si le costó andar con tacones que parecía que llevaban un motorcito, no sé lo que le costaría meterse en el traje.
7- EL TALENTO DE MR RIPLEY. Este no es histórico ni nada de eso, pero Jude Law y Mat Dammon estaban muy monos con sus bañadores nada más empezar la peli.
8- EL GRADUADO. Un jovencísimo Dustin Hoffman tenía al principio de la peli una escena saliendo de una piscina que para sí la hubiesen querido Ursula o Halle.
9- LA MALA EDUCACIÓN. A falta de bañador buenos son gayumbos. El plano de Gael Garcia Bernal tirándose a la piscina y pasándole por encima – qué subliminal- a Fele Martínez es mítico y servía para subir la temperatura a una película que a muchos ni fu ni fa.
10- EL MARIDO DE LA PELUQUIERA. Y tras tanto erotismo y calenturas, la represión. Jean Rochefort echaba la culpa de su poco apetito sexual a su madre que de pequeño le hacía ponerse unos antiestéticos e incómodos bañadores de lana que ella misma le cosía.

C.C.Buxter dijo...

Vaya, Juan, me has dejado fuera de juego; no sabría decirte bikinis de cine, la verdad. Eso sí, se agradece la entrada... y las fotos ;P

Doctora dijo...

De los clásicos están el de Jane Fonda en "Barbarella",Bo Dereck en "10,la mujer perfecta" o Brooke Shields en "El lago azul".De los recientes se puede aportar a la lista el de Jessica Biel en "Stealth:La amenaza invisible" y Scarlett Johansson sale en traje de baño en "Scoop" (que no es un bikini,pero bueno).

Juan Rodríguez Millán dijo...

Satrian, soy un fan irredento de Star Wars, así que no hay otra opción posible...

Simone, a pesar de este toque friki que mencionaba antes, es cierto que la primera chica Bond creó escuela. No es fácil conseguir que una escena entre en el imaginario popular y esa lo hizo, así que...

Dexter, no sé si políticamente incorrecto, pero desde luego es el que más comentarios ha generado en este blog, je, je, je... Prometo estudiar un '10 películas' de bañadores masculinos, pero alejándome de la parodia (me niego a incluir a Borat) y, me temo, cogiendo más de uno de los que has citado...

C.C.Buxter, bueno, de todo hay que ver en el cine, ¿no? La idea, como te puedes imaginar, nace de Leia. Lo demás, tirando de memoria y buceando un poquitín en Internet, es fácil...

Doctora, El lago azul la tuve en mente casi hasta el final. A Scarlet Johansson en Scoop y Bo Derek en 10 las descarté por eso, la gracia era buscar bikinis...

Reverendo Pohr dijo...

Que post más hermoso!! Te vas superando, Juan!!!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Reverendo, me alegro de que te haya gustado, je, je, je...