viernes, octubre 11, 2013

'Prisioneros', gran drama con media hora final discutible

Qué cerca está Prisioneros de ser una película extraordinaria y qué fácilmente reduce con lo que muestra en su media hora final el enorme efecto que causa en las dos primeras horas. Algunos detalles, quizá inaprecibables para algunos espectadores pero muy presentes, se llevan por delante parte de la impresionante tensión con la que Denis Villeneuve construye un magnífico thriller, portentosamente interpretado por un reparto encabezado por unos formidables Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal. La historia, tan sencilla de resumir como problemática de tratar en la pantalla por su temática, está llevada con precisión, con intensidad donde hace falta, con inquietud cuando se necesita, con un buen dominio del ritmo a pesar de su larga duración. Pero es llegar a la media hora final y hay varias puntos de inflexión en los que algunos de los personajes dejan de ser reconocibles, rompiendo el efecto que tanto ha costado lograr. Así, el resultado es notable, sobresaliente por momentos, pero con problemas difícilmente olvidables que hacen que la película no sea tan redonda como podría haber sido.

Hay un referente muy claro para Prisioneros, y no es otro que la opera prima de Ben Affleck como director, Adiós, pequeña, adiós, una extraordinaria película que no es demasiado conocida, ni siquiera después de que el próximo actor que se enfundará la capucha de Batman firmara la premiada Argo. Prisioneros, no obstante, acaba yéndose por derroteros muy diferentes a los de aquella (quien vea las dos sabrá qué subtrama, brutal en todo momento, es la que se lleva los 40 minutos que hay de diferencia entre una y otra), pero sí que es cierto que los 114 minutos que duraba Adiós, pequeña, adiós, hacen poner en duda los 152 que Villenueve necesita para Prisioneros. No porque se hagan largos, cosa que no sucede, pero sí porque la capacidad de síntesis es un valor cada vez más necesario y muchos directores se descartan del olimpo de los grandes precisamente por la ausencia de esa cualidad. Villeneuve aprueba en ese sentido porque se antoja francamente difícil decir dónde se podría cortar y el ensamblaje de la historia es casi perfecto.

Lo que pierde a Prisioneros está en su media hora final (salvada, eso sí, por una impresionante escena en la carretera, desborde absoluto de las emociones que inundan el filme), aunque explicarlo obliga a desvelar demasiados elementos de la trama. Hasta ese momento, la desaparición de dos niñas (lamentablemente anunciada por una música de Jóhan Jóhansson que salvo ese instante contribuye con mucho acierto a la tensión) sirve para crear una tensión palpable, en la que Hugh Jackman se convierte en un decidido y sufrido padre, Jake Gyllenhall en un intenso agente de policía, Maria Bello en una madre destruida emocionalmente, con Terrence Howard y Viola Davis creando registros diametralmente opuestos como la otra pareja afectada, y Melissa Leo con un papel secundario brillante. El reparto en su totalidad hace efectiva la emoción, la empatía con los protagonistas y el malestar general por el fondo de la trama que propone la película.

Villeneuve propone una película apasionante y contundente, un auténtico puñetazo en el estómago que no depende en absoluto de su resolución, un claro acierto. Y es que lo que importa en Prisioneros es el viaje y los dilemas que plantea y no el hecho de saber, por tirar de un tópico que permita eludir detalles de esta trama concreta, si el mayordomo es el asesino (porque, en realidad, quien esto suscribe lo supo prácticamente desde el principio y por eso puedo decir que no afecta a la fascinación que provoca la película). Importa ponerse en la piel de los personajes, sufrir, pensar y actuar con ellos, cobra valor el debate ético. Y cinematográficamente se aprecia el ritmo, la pausa, la emoción y la tensión que todos sus elementos consiguen trasladar al patio de butacas. Pero qué lástima de detalles absurdos en esa última media hora, que si pasan el filtro del espectador para que no se dé cuenta es precisamente por los inmensos méritos de las dos primeras horas. Pero están ahí. Y por eso Prisioneros es una muy buena película, pero no la enorme película que podría haber sido.

15 comentarios:

Doctora dijo...

¿Dura dos horas y medias?, joder...

No me gusta Jake Gyllenhaal, de nunca, y la palabra que más estoy leyendo para describir esta peli es "telefilme".
Si la veo será por Hugh Jackman, pero con pocas expectativas.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Doctora, sí, eso me temo, dos horas y media... La historia tiene cierto olor a telefilme, sí, pero está muy bien hecha. Y Hugh Jackman se sale. A mí me ha gustado mucho la tensión que imprime pero, como digo, en la media hora final hay cosas que me sacan de la película.

Adrián Sancho dijo...

¿Telefilme? Por favor, espero que vayas a verla y te des cuenta que es muy buena película, y si no te gusta Jake Gyllenhaal es el momento de cambiar de opinión, él y Jackman brutales.

Por cierto, yo también me salí dd de la tensión justo en la media hora final, aunque lo achaqué al tiempo que llevaba en la sala, no es que se me hiciera larga, pero igual el ritmo en la resolución es distinto, algo cambia. Pero no sé a qué te refieres con esos pequeños detalles, me gustaría saber y poder hablarlo. Gracias.

Diego Mariluan dijo...

Esta muy buena la pelicula, hace tiempo q no veia un Thriller asi. La tension te apodera.

Diego Mariluan dijo...

Esta muy buena la pelicula, hace tiempo q no veia un Thriller asi. La tension te apodera.

ignacio gome dijo...

la verdad no entiendo el final qeda el suspenso fue lo unico qe no me gusto hubiese estado bueno qe en ese momento toqe el silbato rojo..

neno dijo...

ignacio el sr dover tocó el silbato rojo y el detective lo escuchó eso es lo q se ve en la reacción del detective al final... y bueno amiga doctora a mi siempre me han gustado todas las peliculas que he visto donde aparece jake gyllenhall desde donni darko pasando por el secreto de la montaña y llegando al código fuente o esta, la verdad me parece un excelente actor y que elige bien sus peliculas, pero bueno respeto q no t guste es cuestión de gustos... y juan rogriguez bueno no comparto tu opinión pèro si la respeto a mi me pareció una pelicula impecable en todos los aspectos a mi la ultima media hora me pareció una excelente conclusión de lo que fué todo lo anterior saludos...

neno dijo...

y el final aunque mas evidente (se observa que el detective escucha el silbato tocado por el sr dover que tal vez no se escuchaba con el ruido de los trabajos y máquinas mientras se excavaba la propiedad de los jones)los comnparo con las mejores escenas finales de peliculas que he visto como "mad detective" y el origen. pero entiendo ue todo esto queda en el campo de la subjetividad y de los gustos particulares por eso insisto en que respeto mucho sus puntos de vista...

Arie dijo...

me pregunto cuando el detective escucho el silbato, habra rescadatado a jackamn

Mike kaulitz dijo...

Por favor, es una muy buena película, la acabo de ver y las dos primeras horas estuve en una tensión, que me decía a mi misma mentalmente "vamos, hazlo, joder" el final es algo impactante aunque puede llegar a la frustración, pero en verdad, muy buena actuación de Jake y Hugh, perfectas.

Saramaga dijo...

Me gustó mucho en su momento. Muy muy entretenida.

Antonio Moreno Martos dijo...

Decir que esta película es un telefilme es, cuanto menos, de haber visto poco cine...y devorar solo cine palomitero y de pensar poco. Es mi opinión.

Francisco Garcia Cuenca dijo...

En efecto, en la media hora final se queman varias tracas. Pero la menos perdonable a mi entender es la incongruencia del comportamiento final de un personaje tan supuestamente devorado por su propia obsesión.
Monstruo se es o no se es, con todas ( todas ) sus consecuencias. Y si la nimiedad de recibir un plomazo te convierte de repente en un peluche, es que realmente no lo eras. Y a eso yo le llamo hacer trampas. Puedo hacer la vista gorda ante el resto de "truquillos" en el guión, que alguno es de órdago, pero destrozar de forma tan cutre lo que tan afanosamente se había construído durante dos horas y cuarto es de arresto y calabozo. Mala película no es, y telefilme como dicen por ahí mucho menos, pero ese "puñetazo al estómago" al que se refiere su comentario debió rematarse con un uppercut al mentón para ser un K.O. y no una ajustada victoria a los puntos.
Saludos y gracias por su página.

Lorenzo Miguel dijo...

Francisco, si te refieres a que se metió sin más en el agujero después del balazo, recuerda que la mujer le drogó antes en la cocina, y dijo que así sería más dócil, todo encaja a la perfección...

Rosa Rodriguez dijo...

La he grabado y no me ha grabado el final. ..he visto justo hasta que el detective llega a la casa y el padre esta dentro el que se supone que es el laberinto con un silbato en la mano. ..ak guíen me dice como acaba???Gracias.😚