viernes, febrero 15, 2008

'Juno', una película simpática y entretenida, algo sobrevalorada

Juno es de esas películas ante las que uno no sabe muy bien cómo reaccionar antes de ponerse a verla. Por un lado, piensas que va a ser una película sencilla, amable, simpática, para pasar un rato muy entretenido y posiblemente poco más. Por otro, resulta que es la película semi-independiente (luego explico ésto) que ha caído en gracia entre los críticos, algunos de las cuales la llegan a considerar la mejor película del año, lo que unido al bombardeo de nominaciones y premios hace de ella uno de esos títulos imprescindibles de la temporada. Abstraido por completo de lo que dicen unos y otros, el veredicto es claro: ni una cosa ni la otra, pero creo que se acerca más a lo primero que a lo segundo.
-
Lo esencial de Juno es Ellen Page, una joven actriz de 21 años que borda su papel con una sencillez y una naturalidad espectaculares. Sin ella, es probable que esta película hubiera caído en el olvido. Ellen Page mejora el guión que tiene entre manos, da una vida inusitada a cada secuencia en la que participa y hace creíbles diálogos que autoasumen demasiado que deben ser graciosos e hilarantes y no siempre están a la altura. No es nada fácil llevar el peso de una película que ofrece un punto de vista tan original, el de una adolescente que se queda embarazada y decide tener el niño y darlo en adopción a una pareja que ha puesto un anuncio en una revista. Embarazos no deseados se han visto unos cuantos en el cine, pero nunca desde el punto de vista de una madre tan joven y desde una óptica tan desenfadada. Porque Ellen Page, Juno, es el motor de la historia, lo demás queda en un segundo plano.
-
Esa misma concepción, siendo original y positiva, acaba por mermar otras bazas de la película. El guión engaña, es bastante menos ocurrente de lo que parece, pero los actores dan vida a muchas de las situaciones. Pero algunos quedan arrinconados. J. K. Simmons, padre de la joven Juno, realiza un papel extraordinario... pero desaprovechado, lo mismo que le sucede al futuro padre adoptivo del bebé de Juno (Jason Bateman) en la parte final de la película. Al recorrer nueve meses de la vida de los protagonistas, la película pasa por encima de muchas situaciones que podrían haber dado mucho juego y deja algo desdibujados a muchos personajes, en especial los de los padres de la joven (padre y madrastra). También deja en el aire muchas relaciones entre personajes, como la que mantiene Juno con el padre de la criatura (un divertido Michael Cera).
-
Pero lo cierto es que la película consigue su objetivo: la sonrisa del espectador durante casi todo el metraje y, sobre todo, al final. Y como eso no es tan habitual, hay que agradecerlo y aplaudirlo como se merece. A pesar de tratar un tema polémico, no pretende ser una película moralizante, no es un discurso aleccionador, sino una historia humana. Y por eso cae simpática de principio a fin. Tiene cuatro nominaciones al Oscar (mejor película, mejor director, mejor guión y mejor actriz protagonista), pero lo cierto es que sólo apostaría por ella para que Ellen Page se llevara una merecida estatuilla por su retrato de Juno (Page fue derrotada en los Globos de Oro por Julie Christie, también nominada a los premios de la Academia).
-
La comparación de Juno con Pequeña Miss Sunshine se ha establecido de inmediato. Y es verdad que es la película sencilla del año, por recaudación (costó 2,5 millones y hace algunas semanas llevaba en taquilla, sólo en Estados Unidos, unos 75) y por valoración del público (8,3 sobre 10 en IMDB) Pero se corre el riesgo de calificar a Juno como lo que no es. Y no es una película independiente en el sentido estricto de la palabra. No lo es porque viene de un pequeño estudio (Fox Searchlight), sí, pero filial de uno de los grandes (20th Century Fox). Y seguramente la Fox habrá tenido mucho que ver en la campaña de promoción que le ha proporcionado esas cuatro nominaciones a los Oscar o las tres a los Globos de Oro.
-
No lo es tampoco por sus actores. Porque no son grandes estrellas, pero a ninguno se le caen los anillos por formar parte de superproducciones al igual que de películas más pequeñas como ésta. Y por citar una pequeña curiosidad, en Juno se dan cita Elektra (Jennifer Garner, en Daredevil y Elektra), Kitty Pryde (la propia Ellen Page, en X-Men. La decisión final) y J. J. Jameson (J. K. Simmons, en las tres entregas de Spider-Man), tres personajes de adaptaciones cinematográficas de cómic. ¿Eso es bueno o es malo? Ni bueno ni malo, simplemente demuestra las conexiones entre el cine de los grandes estudios y el cine independiente, que ambos pueden gustar a todo tipo de públicos por mucho que se intente trazar, con demasiada frecuencia, una frontera entre los espectadores que ven uno y otro cine.
-
Probablemente estemos ante la película sobrevalorada del año, por los motivos que sean, pero que se pasa un buen rato con esta simpática historia es algo que queda fuera de toda duda. Yo, a pesar de todo, la he disfrutado. Mucho.

3 comentarios:

Argan dijo...

De nuevo coincidimos Juan. Para mi Juno fue una gran experiencia en el cine, me reí y me gusto como comedia (un tanto juvenil). Me encantarón muchos de los actores de los que destaco a Ellen Page y por supuesto al grande Michael Cera. Pero en ningun momento creo que esta pelicula pueda ser comparada en terminos cinematograficos con Pequeña Miss Sunshine, y tampoco creo que sea el gran bombazo del año. Como bien dices... las campañas de publicidad y promoción han hecho un muy buen trabajo. Aún así, prefiero que hagan un buen trabajo con peliculas así... y no con otras mediocridades que pretenden ensalzar como la última obra maestra.

Angie dijo...

Mi comentario al salir de la película fue más o menos el siguiente... "me ha gustado mucho pero... tan buena es cómo para que la consideren mejor película del año? porque si en vez de en el cine la hubieran echado en A3 un sábado, casi que da el pego de peli de sobremesa..."

Así que, más o menos, coincido con tu opinión. Aún así, salí con buen sabor de boca del cine.

Besos. Angie

Roi Piñeiro dijo...

Me falta Pozos de Ambición... pero lo del Óscar a la mejor película del año de 2008... casi que me quedo con Michael Clayton (y aún así bastante normalita).
Expiación soporífera, No es País Para Viejos pretenciosa y Juno, lo que tú has dicho, simpática y ya.

Me gustaría que le dieran la estatuilla a Viggo, pero supongo que ya esta reservada para Daniel (como si les conociera de toda la vida, así con confianza)

Guión original y largometraje de animación para Ratatouille.

¿Y para cuando un post con tus favoritos?