domingo, marzo 02, 2008

Entretenido 'En el punto de mira'

Muchas veces me he planteado lo fácil que es masacrar una película en una crítica, en unas pocas líneas. Al fin y al cabo, qué importa censurar el trabajo de personas que ni me van ni me vienen, ¿no...? En el punto de mira es una película que se presta a una crítica agresiva, fácil, dura, que corte de cuajo toda la ilusión que pueda despertar en un potencial espectador que no tengo muy claro si ir a verla o no. Podría decir que es previsible, que la historia y muchos detalles son absolutamente inverosímiles, que no es más que otra peliculita de acción de Hollywood, un género que es fácilmente despreciado desde muchos ámbitos, que la comparación de su estructura narrativa con el Rashomon de Akira Kurosawa no se sostiene...
-
Eso sería lo fácil. Poner el listón elevadísimo para una película que sólo busca hora y media de diversión. Pero es que me lo he pasado muy bien viéndola, así que voy a ir contracorriente y voy a proclamar que es un entretenido filme de acción que, con todas sus limitaciones, deja muy buen sabor de boca. Una película de acción que sabe que no puede ir más allá de la hora y media y no se eterniza inútilmente. Un trabajo, el primero en Hollywood del director Pete Travis (Omagh), que no engaña, que sabe lo que ofrece y lo vende bien. Y que, por encima de todo, demuestra que el cine de Estados Unidos ha superado el miedo post 11-S, que ya no se asusta como hace pocos años en mostrar los resultados de atentados terroristas. Y eso no es poco en los tiempos que corren.
-
No es un ejercicio filosófico profundo, que nadie espere algo así. Pero la estructura de la película es brillante, está bien resuelta, y culmina con una gran persecución automovilística, de esas que emocionan, bien rodada y bien montada. Lo que se nos cuenta nos lleva a Salamanca. En la ciudad española se celebra una cumbre mundial contra el terrorismo. Y en plena Plaza Mayor, cuando se está inaugurando esa cita, el presidente de los Estados Unidos es tiroteado. Ese mismo relato lo vemos, sucesivamente, desde el punto de vista de ocho personajes que tienen mucho que decir en su desarrollo y en su desenlace. La estructura funciona a la perfección. Poco a poco se deslizan pistas y elementos clave para desentrañar el misterio de lo sucedido. Y engancha, la historia engancha mucho. Por muy inverosímil que pueda ser, que lo es. Pero, al fin y al cabo, es sólo una película.
-
Como decía, la historia tiene lugar en Salamanca. Pero que nadie busque elementos de la ciudad charra en la película más allá de su plaza mayor. En el punto de mira está rodada en México y, de hecho, el ambiente es demasiado chicano, a pesar de que, de vez en cuando, se deslice alguna expresión española, española (no tiene precio ver a un conductor gritando desde su coche "atontao" o a otro salir y decirle a Dennis Quaid "qué pasa, hombre"). Eso sí, es muy curioso ver planos de la Plaza Mayor repletos de banderas españolas ¡e incluso ver dos banderas de Castilla y León!. Pero el detalle que más me ha gustado es ver, entre los manifestantes contra Estados Unidos una pancarta con el lema No en mi nombre, tan utilizado en aquellos días previos a la guerra de Irak. Alguien de producción ha hecho bien los deberes para incluir esa pancarta.
-
Además de la estructura (que hace que la película sea bastante mejor de lo que habría sido narrada de forma lineal; salvando las distancias formales,un efecto parecido al de Memento), En el punto de mira destaca por un buen reparto. Dennis Quaid (siempre es un gustazo verle, sobre todo para los que hemos crecido con sus películas de los años 80, como Enemigo mío o El chip prodigioso), Forest Whitaker (quizá el personaje más prescindible), William Hurt, Sigourney Weaver... y Eduardo Noriega, en su primera experiencia al otro lado del océano. El del español es el papel quizá más inconsistente de la película, pero no desentona y eso siempre es positivo. Y disfruté con la pegadiza música del islandés Atli Orvarsson, un nombre más de la factoría musical de Hans Zimmer al que habrá que seguir para ver si confirma las expectativas.
-
He escrito sobre lo mejor de En el punto de mira porque yo me lo pasé bien. ¿No es eso lo mínimo que le podemos pedir a una película...?

2 comentarios:

Angie dijo...

d aceurdo contigo, es fin que persigue una película es entretener. está claro!

Yo tengo muchas ganas de verla, estuve el sabado en el cine, pero vi 27 vestidos, asi que nada, a ver si voy esta semana a verla

Un besote. Angie.

Mara dijo...

Pues me alegro de que te haya gustado juanillo porque es una peli que tenía muchas ganas de ver (que salen mi noriega y mi matthew fox!!!) y precisamente seguramente vaya mañana a verla al cine jejeje y por eso mismo, te he leído la crítica a trozos, por si me soltabas algún spoiler, pero oye, que en cuanto la vea, me pongo a "criticar" contigo... que no todas las críticas son malas!
Muchos besos :)