viernes, agosto 16, 2013

'Elysium', la sensacional confirmación de Neill Blomkamp

District 9, en 2009, fue una maravillosa sorpresa. Una portentosa historia de ciencia ficción, lo que implica que va mucho más allá de simplemente plantear un escenario imaginativo y habla de temas humanos y profundos. Su carácter independiente le dio ese aire de sorpresa que, probablemente, aupó el filme hasta el éxito de taquilla y la nominación al Oscar. De la noche a la mañana, sobre su director, Neill Blomkamp, se posaron millones de miradas. Quizá por eso su siguiente película se ha hecho esperar cuatro años. Pero viendo Elysium el tiempo es lo de menos, salvo por el tiempo que ha pasado para disfrutar de una nueva maravilla firmada por él. Es una sensacional confirmación de que estamos ante un director que entiende la ciencia ficción, pero sobre todo el cine, que maneja los tiempos, la historia, la imagen y el sonido de una forma sencillamente espectacular. Y aunque tiene pequeños problemas de planteamiento, que se notarán más en la versión original que seguramente en la doblada, y una resolución ligeramente convencional, tiene tanto de grandioso que desde ya se convierte en uno de los mejores filmes de 2013.

Elysium es una base espacial construida en la órbita de la Tierra del siglo XXII para que las clases pudientes puedan mantener su nivel de vida en un planeta agonizante por la contaminación. Ese es el escenario de la película y lo que Blomkamp consigue con él es llevar el clásico enfrentamiento clasista entre ricos y pobres a un escenario de ciencia ficción, abriendo su historia con una apreciable profundidad de temas y derivándolo hacia una siempre interesante y bien llevada resolución, aunque sea en el último tramo cuando el resultado se acerca a propuestas más convencionales. Una pega mínima para todo extraordinario que ofrece. District 9 ya evidenció que Blomkamp se mueve como pez en el agua en las parábolas sociales, y Elysium no se queda atrás. Sí es cierto que en su versión original hay detalles que, sin sacar de la película, sí chirrían en lo que se refiere al idioma dominante y la procedencia de los actores, o en la pronunciación de Matt Damon, demasiado americana para haber crecido entre hispanos. La doblada hará que estos matices se pierdan, pero también eliminará el problema.

Pero ahí acaban los fallos de Elysium, que quedan ocultos tras un guión que funciona como un reloj y unos personajes no sólo formidablemente construidos, sino aún mejor enlazados. Y es que por mucho que Blomkamp sea un extraordinario narrador visual, que lo es, de esos que deja imágenes deslumbrantes en sus trabajos casi sin esfuerzo, la clave para que Elysium funcione tan bien está en su guión. En un minuto plantea el escenario, en diez encarrila las cinco motivaciones que se cruzan en la película. El resto, poco menos de cien minutos más, es puro disfrute: emocional, psicológico, de género y de acción. Hay tiempo para todo en los 109 minutos de la película que construye Blomkamp desde las bases de una ciencia ficción tan apropiada para un público adulto como el juvenil (su segunda mitad tiene un ritmo impresionante y ofrece secuencias de acción muy bien rodadas, en las que quizá algunos vean un exceso de movimiento de cámara), para uno clásico como para uno más moderno.

Es impresionante ver como una película que forzosamente tiene que ser tan digital en sus imágenes, pasa prácticamente siempre por una realizada artesanalmente. Y sus imágenes aúpan pero no sustituyen a la historia, gracias al enorme carisma de los personajes escritos por Blomkamp y por el fantástico trabajo de los principales nombres del reparto. Matt Damon es un buen héroe de acción, mejor cuanto más torturado, como demostró en la saga de Bourne. Siendo un espléndido protagonista, por desgracia para él los elogios se los van a robar Jodie Foster y Sharlto Copley. Es una auténtica lástima que ella se prodigue tan poco en el cine últimamente, porque hay pocas actrices tan capaces de dotar a sus personajes de tan impactante fuerza. Y en el caso de Copley, no hay más que comparar su trabajo aquí con el de District 9. Su versatilidad le hace pasar del hombre desvalido de aquella a la perfecta y díscola máquina de guerra que interpreta en ésta. Alice Braga y Diego Luna son dos magníficos complementos para Damon, pues comparten todo su metraje con él.

Elysium es una película sensacional que responde con maestría a las dos percepciones que se pueden tener sobre ella. Es una película con un cierto grado de intelectualidad, que marca con ello una enorme distancia con respecto al habitual cine veraniego de los estudios de Hollywood. Así, se intuye que Blomkamp ha mantenido su libertad creativa, la que hizo de District 9 una película de referencia, y el resultado es plenamente satisfactorio en este su segundo filme. Pero es también una cinta con nervio, garra y acción, una historia narrada con un ritmo endiablado. La mezcla es brillante, fascinante en sus planteamientos, pero también a nivel visual y sonoro, gracias a los formidables efectos pero sobre todo a un imponente banda sonora escrita por el debutante Ryan Amon, otra de las enormes noticias que deja Elysium. Una espléndida película de ciencia ficción que truinfa a todos los niveles. Así, sí merece la pena pagar una entrada de cine y dejarse llevar durante casi dos horas a ese estimulante mundo que plantea Blomkamp. Así, sí.

7 comentarios:

Tarambana dijo...

District 9 me gustó mucho, sin embargo Elysium no me llamaba mucho la atención porque pensé que sería otra peli americana del montón (con toda la publicidad que le están dando, no tiene el aspecto de independiente y original de District 9). Pero en vista de esta crítica, creo que tendré que darle una oportunidad.

Gracias por la recomendación. Espero disfrutar tanto como tú con esta película. :)

Doctora dijo...

No sé si fiarme de ti.

Tenía esperanzas puestas en esta peli, pero hace poco leí una crítica que la ponía como la mayor decepción del año.

Que si la parte final es un timo, que si la historia de amor es un rollo, que si Jodie Foster está inexpresiva...

Espero que tengas razón tú y me guste, pero pocas veces coincidimos. Sea como sea iré a verla con menos expectativas.

Sonix dijo...

El viernes iré al cine a verla, así que me alegro de ver críticas positivas. La verdad es que yo disfruté mucho District 9 y por eso tengo las expectativas algo altas... algo que no es muy bueno normalmente, pero espero disfrutar y coincidir con tu reseña. :)

Juan Rodríguez Millán dijo...

Tarambana, está claro que es una película con más concesiones al cine de estudios que 'Distric 9', y se notan sobre todo en la parte final, pero me parece una gran confirmación del talento de Neill Blomkamp.

Doctora, qué mal suena la primera frase, je, je, je... Bueno, yo intento contar lo que veo en las películas, pensando en diferentes tipos de espectadores. Como me tienes calado, seguro que ya sabes algo sobre si te gustará o no. He leído alguna crítica realmente feroz hacia 'Elysium' y, francamente, me parece injusta. Pero es lo de siempre, para gustos los colores...

Sonix, yo tenía muchas ganas de ver como Blomkamp se manejaba con un gran presupuesto y, digamos, con una aproximación algo más comercial. Y me gustó mucho. Te leeré con atención...

Ricardo Navas dijo...

Nada que ver con Distrito 9.
Decepcipnante.
Para mi, ha sido una peli flojilla únicamente sostenida por unos efectos visuales muy bien hechos. El argumento está lleno de fisuras que hacen que la historia no resulte nada creíble

Ricardo Navas dijo...

Nada que ver con Distrito 9.
Decepcipnante.
Para mi, ha sido una peli flojilla únicamente sostenida por unos efectos visuales muy bien hechos. El argumento está lleno de fisuras que hacen que la historia no resulte nada creíble

Juan Rodríguez Millán dijo...

Ricardo, con 'District 9' comparte algunas inquietudes, pero es una película muy distinta. El resultado para mí ha sido mucho más positivo, es Neill Blomkamp haciendo una película para un gran estudio. Para mí no son tan importantes las fisuras, creo que la película da explicaciones más convincentes, pero es verdad que ese tema ha sido la base de muchas críticas.