jueves, marzo 11, 2010

'Shutter Island': Scorsese en plena forma busca guión a la altura

Martin Scorsese lleva ya unos años en plena forma como cineasta. Siempre ha sido muy grande, con pequeñas excepciones como Kundun (a la que, francamente, no le encuentro más punto de interés que sus hermosas localizaciones), pero en este momento de su carrera maneja la cámara y todo lo que se mueve por delante del objetivo con una madurez espectacular. No tiene ya, obviamente, la capacidad de sorpresa de sus grandes obras, Taxi Driver y Toro salvaje en sus primeros años o Casino y Uno de los nuestros un tiempo más tarde. Pero a Scorsese se le ve en condiciones de mostrarnos algo así, una obra maestra que haga Historia. La lástima es que lleva tiempo sin encontrar una historia y un guión que le permita demostrar toda la genialidad que lleva dentro y toda la madurez como cineasta que es capaz de mostrar. Se intuye grandeza, pero no termina de llegar plenamente. No estuvo lejos en Infiltrados, pero Shutter Island, con todo lo bueno que encierra, es un pequeño paso atrás no en la carrera de Scorsese porque la película vale, pero sí en esa carrera por volver a ver al mejor Scorsese.

La culpa es del guión de su última película, que no está a la altura de su prodigioso arranque, de las expectactivas que genera y del genio tras la cámara. Lamentablemente, y a poco que el espectador sea algo observador, el único reto que ofrece el guión es cuánto se va a tardar en desentrañar el misterio que sirve de base a la película. Pistas hay desde la primera secuencia (insisto, brillante, tensa y magnífica secuencia, llena de detalles, información y sutilezas visuales y sonoras). El guión, por tanto, no sólo no es un reto sino que se convierte en todo lo contrario. Es una invitación a presenciar durante dos horas una historia que es fácil saber en qué desemboca. Y como la principal arma que utiliza es el suspense, la película queda algo desvirtuada. Pero ahí aparece Scorsese al rescate. Como decía, su dominio de la cámara y del montaje es impresionante. Suele serlo, pero aquí incluso por encima de la media que viene marcando en trayectoria que ya abarca cinco décadas.

Es esa maestría del director lo que hace que el mejor personaje de la película sea el escenario de la misma: una isla alejada del mundo real que esconde un peculiar hospital psiquiátrico. A él llegan dos agentes judiciales que tienen como misión encontrar a una reclusa que ha desaparecido sin que nadie sepa muy bien cómo. No conviene contar mucho más de la trama, porque a partir de ahí se corre el riesgo de revelar demasiado o de apuntar pistas que permitan resolver el misterio (fácil de resolver, insisto, e incluso con alguna que otra torpeza difícil de explicar una vez llegados al final de la historia). Pero sí es importante destacar la importancia de las localizaciones en el prodigioso ambiente de misterio que crea Shutter Island. Y no sólo la isla, sino también el resto de escenarios que se usan en la película a través de los sueños y recuerdos de protagonista, un Leonardo DiCaprio que, probablemente gracias a Scorsese, ha adquitido oficio como actor en los últimos años (pero que, también es cierto, se ha encasillado en un tipo de papel muy definido).

Y quizá esa sensación de que ya le hemos visto en papeles similares hace que su personaje pierda algo de fuerza y la mirada del espectador se vea obligada a buscar otros puntos de interés. Y los hay. El primero, como decía, es la isla, es el psiquiátrico, es el conjunto de los pabellones y pasillos, los acantilados y el faro. En su conjunto, un personaje más. Pero después uno mira a dos grandes actores con papeles algo irregulares, Max von Sydow y Ben Kingsley (no acaban de funcionar los cambios de orientación en sus acciones y motivaciones, pero ambos tienen muy buenas escenas). Incluso a Mark Ruffalo, que aporta más de lo que parece en un buen papel, alejado de registros como el que mostró en Zodiac (una referencia más que oportuna, pues Shutter Island estuvo a punto de ser una película del director de aquella, David Fincher). Incluso Michelle Williams (que interpreta a la mujer del personaje interpretado por Leonardo DiCaprio) aporta buenas dosis de misterio y tensión desde los recuerdos del agente protagonista. Y la música, que engancha desde el principio y encaja a la perfección en las imágenes a pesar de no tratarse de composiciones no escritas para la película.

La valoración que se pueda hacer del resto de elementos de la película y de la película en sí misma, en realidad, dependerá mucho de lo que uno sienta en su interior tras descubrir lo que, teóricamente, tendría que dar sentido al desarrollo de la película. Cabe la posibilidad de que, conocida la resolución, el espectador piense que no ha merecido la pena estar dos horas delante de la pantalla. Incluso puede sentirse engañado. Yo no soy de esos. Yo vi una película fascinante realizada por un espléndido director. Con sus peros, desde luego, pero interesante de principio a fin. Hipnótica por momentos y demasiado transparente en otros. Pero Scorsese siempre merece la pena. A ver si encuentra el guión que le devuelva al Olimpo del cine, porque él ya lo está poniendo todo de su parte.

7 comentarios:

Leila... dijo...

Yo quizás vea ésta película mañana, hoy se estrenó en mi país (Argentina) y si mañana me da el tiempo, iré.

Coincido en que Scorsese nunca deja de ser bueno, yo creo que es uno de los pocos (si no es que el único) que siempre da un buen trabajo pudiendo hacer como otros (creo que Woody Allen sería el ejemplo más apropiado) que se repiten una y otra vez y que pierden el encanto...
Marty siempre me pareció admirable por mantener una misma línea, aunque no creo que se haya copiado...
Es verdad, sí, que no es lo mismo que "Taxi Driver" y "Toro Salvaje", pero sus películas siempre me han parecido buenas. Es decir, cuando miro sus películas, soy conciente de que probablemente no será del calibre de "Uno de los Nuestros" (en Argentina "Buenos Muchachos"), pero sus películas me parecen siempre tan buenas que realmente no me importa s son mejores o peores... Me dedico a disfrutar, y disfruto...

En cuanto a DiCaprio, yo creo que es un muy buen actor, mucho antes de Scorsese (y aún antes del boom que fue "Titanic") trabajó en películas no muy famosas pero de muy buena calidad, y con grandes actores (DeNiro y Streep siempre dicen que les encantó trabajar con él), bastante cine independiente o de aquel que no pasa por las grandes salas...
Tenle, fe, ya va a sorprenderte!

Apenas vea la película, te digo lo que me pareció...

Me encantó la nota y me encanta este blog, siempre lo sigo...

Sonix dijo...

Pues la verdad es que como soy muy poco cinéfila, no puedo decir que este sea mejor o peor Scorsese... como no sabía qué iba a ver me quedé bastante contenta con el resultado. De hecho, me gustó mucho!
Tu crítica, como siempre, muy buena. ;D

Leila... dijo...

He vuelto!
Vi la película en la tarde, y realmente me encantó!!! Acá dejo mi crítica: http://lainteligenciamepersigue.blogspot.com/2010/03/shutter-island-look-closer.html

Leila... dijo...

Hola Juan, contesto tu pregunta por si no entraste de nuevo a mi blog:

El valor de las entradas varía según el día de la semana, el cine, y la película. El promedio es de entre $15 y $30, hablando en pesos argentinos; calcula que el Euro equivale a 5 pesos, así que saca tus conclusiones...

Es una pena que sea tan caro...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Leila, me alegro de que te gustara. La verdad es que Scorsese es de lo mejor que hay, por mucho que en sus películas haya altibajos. Muchas gracias por los elogios, un placer que pases por aquí y que lo disfrutes.

Sonix, ¿poco cinéfila...? Pues ya sabes cómo se soluciona eso, je, je, je... Yo también la disfruté. Y gracias a ti también por el elogio, así da gusto...

C.C.Buxter dijo...

Anoche vi la película, y me gustó bastante. En cuanto al suspense y la trama "oculta" principal, no sé si soy objetivo. Aunque no sabía de qué iba la película, sí que había escuchado que en ella era difícil saber qué es verdad y qué es mentira, así que desde un principio vi la película con prevención, fijándome en los detalles. Desde esta predisposición, no me costó mucho sospechar (y luego confirmar) qué era lo que pasaba realmente en la isla, pero para ser sincero, no sé si hubiese pasado lo mismo si hubiese visto la película sin saber nada de ella. Tú dices que es previsible, y eso sería un punto negativo.

En algunos momentos el montaje de la película me parece algo discutible; no sé si está buscado a propósito, pero a veces los cambios de cámara son algo bruscos y parecen no concordar entre sí. Por el contrario, la fotografía me parece muy buena, sobre todo la escena de la alucinación de DiCaprio.

Juan Rodríguez Millán dijo...

C.C.Buxter, pues entonces coincidimos básicamente en todo. La iluminación y la fotografía son espléndidas, sí, y a mí también me encantó la escena de la alucinación. Yo creo que sí es previsible, porque acerté en la conclusión sin saber gran cosa sobre la película. Claro que eso es muy personal. Hay gente que pilló el final de 'El sexto sentido' desde la primera escena y a mí me dejó asombrado...