miércoles, enero 13, 2010

Un 'Sherlock Holmes' muy entretenido y más reconocible de lo esperado

Cuando alguien se lanza a hacer una película sobre un personaje que forma parte del imaginario cultural popular, siempre hay prejuicios (y no necesariamente negativos). Cuando se adelantaron detalles de Sherlock Holmes, detalles que rompían con la imagen clásica del personaje que todo el mundo puede tener en su cabeza, hubo de todo. Desde quienes criticaron hasta la saciedad que se rompiera la esencia del personaje que se admira como el mejor detective del mundo hasta quienes lo veían como una actualización necesaria de los mitos creados por Arthur Conan Doyle. Suelo moverme en un terreno intermedio, porque entiendo que los personajes deben evolucionar y adaptarse a nuevos medios, a nuevas formas de rodar, a nuevas formas de entender su papel. Pero en el fondo soy muy clásico y me dan miedo estos cambios. Este Sherlock Holmes me daba miedo. Y el caso es que los miedos eran infundados. La película funciona a la perfección como lo que pretende ser, un entretenimiento de lujo que inicie una nueva franquicia cinematográfica.

El filme no esconde nada. Desde su primera escena ya enseña lo que es, su estilo y cómo van a ser sus personajes. Ahí empiezan las rupturas. Desde la portentosa y tremendamente apropiada banda sonora de ese genio que es Hans Zimmer (y que seguramente no hubiera pegado en ningún filme anterior de Holmes) hasta los movimientos de cámara propios de su director, pasando por la estética de Londres y de los propios personajes. Sherlock Holmes no es visualmente el Sherlock Holmes que conocíamos. Es tan buen detective como le hemos conocido siempre, sí, pero hay algo diferente. Su vestuario para empezar, claro, pero sobre todo su actitud. Uno espera a un Holmes serio. Pedante incluso, pero lejos de ser un cínico. Este Sherlock Holmes lo es. Y socarrón. Muy socarrón. Por eso Robert Downey Jr. está sencillamente perfecto.

Es admirable la capacidad que tiene este actor de asumir personajes mundialmente conocidos y hacerlos suyos como si fuera la primera vez que los vemos. Nada sorprendente ahí, no en vano hablamos de un tipo que se dio a conocer dando vida a Chaplin para Richard Attenborough. El debate puede ser tan extenso como queramos pero, en el fondo, no es un Sherlock Holmes tan diferente al más clásico. Depende de la imagen que se tenga de él, claro. Yo guardo con cariño la de la última gran aparición cinematográgica del detective, hace nada menos que 25 años en El secreto de la pirámide. Y, eliminando la historia de amor de aquella, me cuadra perfectamente que aquel adolescente se haya convertido en este adulto. Hay mucho del Holmes original en este Holmes, aunque no estemos acostumbrados a verle pelear con sus puños. Primer gran punto a favor de la película.

El segundo punto a favor de la película, un gran reparto, con dos nombres más a destacar. Jude Law está también brillante como el doctor Watson. Otro cambio radical, el aspecto del fiel acompañante. Olvidad la idea del Watson bajito y rechoncho. Aquí Watson es físicamente tan capaz como Holmes. Y me gusta. Le da otra dimensión a la relación entre los personajes, que bordan Downey Jr. y Law con diálogos ácidos, con miradas llenas de sentido, con escenas maravillosas (la del restaurante es sencillamente antológica e ilustra a la perfección quiénes son estos dos hombres). Muchos pensarán que no se puede hacer una película de Sherlock Holmes sin enfrentarle a Moriarty desde el primer al último minuto. Mark Strong (Red de mentiras) demuestra lo contrario. Impresionante como Blackwood. Impresionante de verdad, desde la primera vez que se le ve en pantalla.

La presencia de Rachel McAdams, en cambio, es uno de los puntos algo más débiles de la película. No por la actriz, que me gustó en La sombra del poder, sino porque el guión no termina de sacarle partido a su personaje. Tenía muchas posibilidades que quedan a medias, ensombrecidas por el gran potencial de la relación entre Holmes y Watson y por el poderoso influjo del villano de la función. Es el gran lunar de un guión que funciona como un reloj de precisión. No hay trampa alguna, todo está ahí. Quizá Guy Ritchie (director que nunca me ha convencido demasiado y que me ha sorprendido porque no le veía rodando un Sherlock Holmes adecuado) peca demasiado de mostrar en pantalla las deducciones detectivescas de Holmes, pero hay que entenderlo en que el filme busca ser un taquillazo apto para todos los públicos. Incluso para los que no quieren pensar demasiado.

Tercer punto a favor de la película, una cuidadísima ambientación. Desde la ya mencionada banda sonora de Zimmer hasta el escenario de la película. Es maravilloso y muy adecuado ver a Holmes desenvolverse en un Londres que está abrazando la modernidad enfrentado a un enemigo de base sobrenatural. Y cuarto punto a favor, que es la mar de entretenida. En sus escenas de acción (admirable el clasicismo que tiene el clímax final) y en sus escenas de diálogo (ácidos en muchas casos, divertidos en otros y con momentos incluso para un sentimentalismo que Holmes no tiene). Y en ese final abierto que lo que nos dice es que estamos ante un personaje inmortal que tiene la capacidad de aparecer en muchas películas y de mil maneras diferentes. Sherlock Holmes, el mejor detective del mundo, volverá. Tiene que volver porque ya se le está esperando. En su mundo y desde el patio de butacas.

6 comentarios:

Doctora dijo...

Yo tenía muchas esperanzas en esta peli,pero sinceramente,ver en el trailer a Holmes semidesnudo en un establo en lo que parece una pelea clandestina me ha desanimado mucho.Creo que modernizar los personajes clásicos puede tener cosas buenas,pero respetando los límites y la verdad es que viendo las imágenes me ha venido a la mente "Wild Wild West" de Will Smith.

Jo Grass dijo...

¿Ya has visto la peli? Creía que la estrenaban el viernes en toda España pero parece que en Madrid ha sido antes. Yo sí tengo muchas ganas de verla porque adoro el personaje y porque Guy Ritchie es un realizador atípico pero con talento, que ha desperdiciado 10 años de su vida al lado de una diva durante los que no ha hecho nada.
En Rockanrolla me volvió a interesar y estoy segura que su versión de Holmes me va a hacer pasar un buen rato. Ya te comentaré.

No he contestado tu mail todavía. Sorry, darling, que llevo una semana torcida y sin tiempo para nada.
Un besote

Juan Rodríguez Millán dijo...

Doctora, esa escena es lo que menos me convence de toda la película, pero creo que en general merece la pena. Al menos para mí, nada que ver con 'Wild Wild West'.

Jo, es que me 'colé' en el pase de prensa, je, je... A mí Guy Ritchie no me ha llamado demasiado la atención hasta ahora (aunque coincidio contigo en lo de los años desperdiciados). Estoy deseando ver qué te ha parecido... Los correos se contestan cuando se puede, tú tranquila...

Jo Grass dijo...

Juan, me lo pasé en grande: una de las películas más entretenidas que he visto en los últimos tiempos. El rítmo no decae en ningún momento, los actores están estupendos y la ambientación muy lograda.

Es como un clásico film de aventuras antiguo como los que yo veía en programa doble en mi pueblo tipo El corsario de hierro pero con los recursos técnicos visuales y la planificación actual.
Me encantó. Salí del cine supercontenta. Ni siquiera pensé que le sobraba metraje; quizás la chica no está a la altura pero su personaje sobre guión no da más de sí y tampoco le hubiera otorgado mayor protagonismo. Podría desaparecer y la peli funcionaría igual pero, la comercialidad de los grandes estudios manda, y sin chica les parece que falta algo.

besitos

Onetwothree dijo...

Pues a mi me ha gustado porque me ha entretenido todo el rato a partes iguales entre acción y deducción.

Aunque tiene sus fallos, no me gusta que nunca se tenga esa incertidumbre por saber que pasará, las averiguaciones las deja para como se han ejecutado los trucos, y que ciertamente el final del malvado sea tan triste (así que sólo dinero y miedo, eh?) pero aun con eso me parece recomendable.

Por cierto, me gustaría que llegase en DVD la versión "Guy Ritchie" de esta película ya que en cuanto a formas y estilo visual si que se le aprecia pero en cuanto a guión amigo no hay casi nada.

Os dejo el resto de mi crítica siguiendo mi nombre :P

P.D. Enamorado de la banda sonora que me hallo.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Jo, me alegro mucho de que te gustara y comparto tus argumentos y tu comparación. Yo creo que sí se podía haber potenciado el personaje de la chica, pero es lo que dices: sólo preocupaba que hubiera una. Triste, pero así es el cine...

Onetwothree, pues yo también estoy coladito por la banda sonora, pero es lo que tiene ese genio que es Hans Zimmer, que me vuelve loco con casi todo lo que hace... No soy demasiado experto en Guy Ritchie, pero me apunto todo lo que decís y lo que he leído por ahí.