lunes, enero 03, 2011

Otra gran pérdida: Pete Postlethwaite


Abrir el periódico se está empezando a convertir en un ejercicio de pánico. Pánico por si otro grande se nos va. Por si aparece el nombre de otro director o actor que tanto nos haya hecho disfrutar en la sección de obituarios. Y eso me ha pasado hoy. Pete Postlethwaite. Así por el nombre seguro que hay mucha gente que no te reconoce. Seguro que muchos dicen que tu apellido es impronunciable. Pero al verte la cara sabes, sin ningún lugar a la duda, que te han visto. Más de una vez y más de dos. De hecho, yo te conocí en los noventa, cuando ya llevaba quince años trabajando en televisión, como "ese tío que sale en casi todas las películas". Hamlet, Alien 3, El último mohicano, En el nombre del padre, Sospechosos habituales, Dragonheart, Romeo y Julieta, El mundo perdido, Amistad... Estabas en todas partes. Y cualquiera te has visto ahí una o dos veces seguro. ¿Y a que siempre estabas bien? ¿A que encajabas en el papel que fuera? ¿A que conseguías que te lo creyeras de bueno y de malo?

Tanto te he visto, tanto me he cruzado contigo, que fui espectador en el cine de las tres últimas películas que has hecho y ni siquiera sabía que estaba teniendo ese honor. Me hubiera recorrido un escalofrío por la espalda en una escena muy concreta de una o dos de ellas si hubiera sabido antes que estabas enfermo. Pero no lo sabía. No tenía ni idea de que tenías cáncer. Y desde hace tanto tiempo además. Ahora casi me siento estúpido, pero por esa ignorancia sólo disfruté de tu presencia. En Furia de titanes. En Origen. Y en The Town. Te queda un último papel por estrenar. No sé si habría visto Killing Bono, aunque leyendo la sinopsis parece que será una película divertida. Ahora tengo claro que la veré. Tengo que despedirte. Aunque, claro, esto de las despedidas con tantos personajes de por medio es un poco absurdo, ¿verdad? Todavía me acuerdo de que cuando murió Paul Newman tuve el irrefrenable impulso de ponerme a ver, esa misma noche, Camino a la perdición, la última vez que se le vio en pantalla. A ver qué veo hoy. Algo en lo que salgas tú, claro.

Hoy en la prensa se queda todo el mundo con una frase que dijo Spielberg de él, considerárdole "el mejor actor del mundo". Yo me quedo con otra. Con una tuya. "Al final, actuar es contar mentiras. Somos impostores profesionales y el público lo acepta. Hemos cerrado un pacto, nosotros te contamos una historia, un montón de mentiras, pero tiene que haber verdad en ella. Puede que la disfrutes o puede que te moleste". Cuando aparecías en pantalla, yo la he disfrutado. El cine es el único sitio en el que me gustan las mentiras. Pero hay que saber mentir y tú sabías hacerlo. Mientras seguimos disfrutando de tantas mentiras como nos contaste en pantalla, descansa en paz.

5 comentarios:

Doctora dijo...

La primera peli en la que le vi fue "Dragonheart" y como su personaje era más bien cómico y no salía mucho imaginé que no era un tío muy conocido.Después vi "En el nombre del padre" y me encantó,pero pensé que estaba muy encasillado por su aspecto,condenado a hacer siempre de tío discreto y sumiso.Más tarde le vi en "El mundo perdido" y me impresionó comprobar que,como dices,era creible en la piel de cualquiera.
A ver si deja de morirse esta gente ya.

Leila... dijo...

Qué triste...!
Qué en paz descanse!

Key dijo...

:(

Juan Rodríguez Millán dijo...

Doctora, es que tenía esa virtud. Encajaba en lo que le dieras. Pues sí, no estaría mal que dejaran de morirse... Por lo menos no tan pronto...

Leila, muy triste. Nos quedan sus películas.

Key, esa misma cara es la que puse yo cuando leí la noticia...

Carol en la ventana indiscreta dijo...

Efectivamente es una gran pérdida. Me encantaba este actor y cuando oí la noticia no me lo podía creer. Al menos nos deja en el recuerdo su gran trabajo en pelis como "En el nombre del padre o Dragonheart" y otras. Descanse en paz.