martes, junio 01, 2010

Hasta siempre, Shooter

Siempre fue Shooter. Para mí, Dennis Hopper siempre fue Shooter, ese gran entrenador que tanto sabía en Hoosiers pero al que nadie tomaba en serio, ni siquiera su propio hijo, por su adicción a la bebida. Un tipo con talento pero que en la vida tomó malas decisiones. Alguien que en un momento dado prefirió la botella a la trayectoria que pudo haber tenido, pero que tuvo la suerte de contar con una segunda oportunidad. No es sólo que Dennis Hopper sea a mis ojos Shooter. Es que Hoosiers es la película con la que le descubrí. Y le recuerdo pegando saltos de felicidad en la cama de un hospital con una horriblemente mal doblaba frase de júbilo. En realidad, no sé si Dennis Hopper se parecía a Shotter, pero para mí ambos siempre fueron una misma persona.

Luego, con el paso del tiempo y con el aumento del deseo de ver y saber de cine, uno va a averiguando cosas sobre el actor. Que efectivamente tuvo problemas con el alcohol y con drogas más duras. Que en realidad fue un icono del movimiento hippie gracias a Easy Rider (una película que, todo hay que decirlo, ha envejecido fatal pero que en su contexto fue todo un bombazo). Que fue un actor que trabajo en peliculones como Rebelde sin causa, Apocalypse Now o La ley de la calle. En películas emblemáticas pero que a mí no me dicen nada como Terciopelo azul. En maravillas un tanto desconocidas como Hoosiers. Y que también hizo tantas malas películas, algunas incluso como director, y otras más decentes en las que su talento quedaba desaprovechado, como Speed.

Y buscando información sobre él, como un último homenaje a alguien a quien el cine me hará siempre recordar con cariño, encuentro tres frases suyas que marcan muy bien quién era Dennis Hopper. "Hay momentos en los que he brillado, ¿sabes? Creo que son sólo momentos. Y a veces, en una carrera, esos momentos son suficiente. Nunca he sentido que haya interpretado mi gran papel. Nunca he sentido que haya dirigido mi gran película. Y no puedo decir que sea culpa de otro que no sea yo", dijo en una ocasión. Talento que por las razones que sea nunca llegó a explotar.

Incluso llegó a malvenderlo. "Hice una película llamada Super Mario Bros, y mi hijo de seis años, que ahora tiene 18, me dijo 'papá, creo que eres un buen actor pero ¿por qué interpretaste a este tipo tan terrible, el Rey Koopa, en Super Mario Bros?'. Y le contesté 'Henry, lo hice para que pudieras comprarte zapatos'. Y me contestó 'papá, no necesito tanto los zapatos'". Talento desaprovechado. Y una tercera frase. "Como todo artista, quiero engañar un poco a la muerte y contribuir a la próxima generación con algo". Lo ha hecho, ahora que se nos ha ido se puede afirmar que lo ha hecho. Y lo ha hecho con más cosas, pero aunque sólo fuera con ese Shooter tan entrañable ya habría contribuido con algo muy importante. Hasta siempre, Shooter. Hasta siempre, Dennis.

4 comentarios:

Leila... dijo...

Hasta siempre!

Doctora dijo...

Bueno,yo es que sólo le he visto en "Speed" y "Waterworld",así que nunca me a deslumbrado del todo,pero le veias buen actor,sí.
Siempre me pareció algo así como una mezcla entre Jack Nicholson y James Caan.

Jo Grass dijo...

Siempre me gustó. Me parecía un artista polifacético. El que también hubieran patinazos en su filmografía no tiene que ver con la calidad que demostró siempre. Todos han hecho pelis alimentarias, o para comprar zapatos a sus hijos, aunque sus hijos no necesiten tantos zapatos. Era un excelente fotógrafo y un gran melómano. Ahora ya es una leyenda, pero su legado merece la pena revisitarlo de vez en cuando.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Leila, pues sí, hasta siempre.

Doctora, talento tenía, y los dos que citas también. Supongo que sí tienen muchos puntos en común. Lo mejor de Dennis Hopper, en los 70 y los 80.

Jo, sí, lo suyo es quedarse con lo bueno, es lo que perdura. Y también había leído de sus otras inquietudes artísticas, siempre me pareció un tipo interesante. Yo ya he visto 'Hoosiers' otra vez para no olvidarme de él.