viernes, diciembre 04, 2009

Scarlett me descoloca

Scarlett Johansson me descoloca. Y no, no estoy hablando de los efectos que su atractivo físico puedan tener sobre mí, sino del efecto que ese atractivo físico y otras cosas tienen en la carrera de la actriz. Para hablar de ella, hay que hablar de un punto de inflexión: Lost in translation. Hasta ese momento, había hecho cine independiente de cierto prestigio (Ghost world; para mí prescindible totalmente, una sorpresa negativa con todo lo bueno que había oído de ella), cine de terror de serie B (Arac attack), películas comerciales que necesitaban de una niña (Causa justa, Solo en casa 3) y un papel de cierta relevancia con un director notable, Robert Redford (El hombre que susurraba a los caballos).

Con este currículum, no es de extrañar que Lost in translation se vendiera antes de su estreno, no con la participación de Scartlett, sino como la película en la que Bill Murray iba a sorprender a todo el mundo. Y lo hace, ya lo creo que lo hace, porque como casi todos los buenos cómicos esconde un gran actor. Pero cuando vi Lost in translation, y dado que a Bill Murray siempre le he tenido cierto cariño, para mí la sorpresa fue ese chiquilla de 19 años que se encontraba todavía más perdida que el hombre cincuentón que acaparaba los posters de la película. Nada de lo que le había visto hasta ese momento, ni siquiera dirigida por Robert Redford, me llevaba hasta ese personaje tan hermoso.

Pero aquí llegó la sorpresa. La aparición de Scarlett Johansson en Lost in traslation acaparó elogios, y no sólo por su categoría como actriz. Además de sus cualidades interpretativas, gustó, y mucho se escribió sobre ello, que una actriz alejada de los cánones de belleza estilizada (¿enfermiza?) que rigen en la sociedad actual se mostrara con semejante naturalidad. Pese a todo, Scarlett se convirtió en un sex symbol. No digo que no lo merezca ni que no lo parezca. Pero fue una sorpresa. Y ese sex symbol me temo que ha ido devorando a la actriz. Con esporádicos regresos a la categoría, como su papel en Match point. Pero el resto me tiene descolocado. ¿Es una buena actriz? ¿Es una cara bonita? ¿Es sólo un busto?

En A good woman no tiene registros y Helen Hunt se la merienda con una facilidad aplastante. Tiene aquí la misma cara que en La dalia negra o Las hermanas Bolena, inexpresiva y sin dotar de personalidad a sus personajes. En Scoop y Vicky Cristina Barcelona pasa por delante de la cámara como podría estar haciendo cualquier otra cosa, con un desinterés enorme. Como heroína de acción hasta ahora (y a la espera de su Viuda Negra en Iron Man 2, a la que pertenece la imagen) es un fracaso, porque en La isla sólo sabe poner cara de asombro y correr, y en The Spirit enseñar el escote junto a otras actrices que parecen hacer lo mismo, contribuyendo al fiasco absoluto que es la película.

¿Está devorando la maquinaria de imagen de Hollywood a quien podría haber sido una gran actriz? ¿Por qué parece que está más pendiente de su (según me han dicho poco interesante) carrera musical o de los anuncios que hace que de las películas que escoge? Supongo que sus próximos filmes definirán el futuro de Scarlett. En el horizonte sólo tiene Iron Man 2 y Los Vengadores. Ya veremos.

6 comentarios:

Doctora dijo...

Yo soy la única persona del mundo a la que "Lost in traslation" le pareció un bodrio,así que no sé qué decirte."Ghost World" es horrible,"Scoop" no tiene gracia,en "La dalia negra" o "El truco final" podría haber salido yo y hubiera dado lo mismo y las demás no las he visto.
Me gustó "Diario de una niñera",pero tampoco es una peli para consagrarse.
Creo que la chica ha tenido suerte porque "Lost in traslation" tuvo muy buena crítica y a trabajado mucho con Woody Allen,que siempre da prestigio.Luego ha salido en muchas pelis de secundaria y ninguna de sus pelis comerciales ha sido espantosa (ya nadie se acuerda de "La isla").Con todo esto es normal que le hayan colgado el cartel de buena actriz,porque en Hollywood cualquier chica de su edad que lleve años en el cine sin haber enseñado las tetas ni el culo merece respeto.no es que sea buena actriz,es que tiene la cabeza en su sitio.Además tiene la voz muy ronca y eso le da carácter.
Por cierto,como Viuda Negra no pega ni de coña.

Doctora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jo Grass dijo...

Está claro que todavía no nos ha enseñado si es o no buena actriz. Creo que en Lost in traslation le cogió el mismo momento vital que al personaje que intrepretaba y seguramente también conectó con Sofía Coppola. Al margen de match Point, solo he visto su excelente fotogenia pero no su arte, de momento!!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Doctora, justo eso es lo que me llama la atención, que hay películas en las que daría absolutamente igual que fuera ella, tú o cualquier otra mujer... Yo tampoco la veo como Viuda Negra, pero ellos sabrán...

Jo, lo que me pasa es cuando veo un momento brillante de un actor o actriz ya me creo que quien lo protagoniza es capaz de repetirlo. Y eso es lo que vi en Lost in translation y Match Point, pero no después. Como dices, de momento.

Leila... dijo...

Me pareció interesante lo que opinas sobre Scarlett, yo concuerdo. Es verdad que es un símbolo sexual para los medios, y no una actriz seria. Realmente, no es que dude de su talento, pero me pareció siempre que realmente no le interesa mucho su vida como intérprete, sino que es algo más bien "mediático" (no sabría explicarlo bien).
De todas formas, lo que ocurre con Johansson, es decir, que el sex-symbol tapó a la actriz, pasa en muchos casos, y no sólo con mujeres, sino también con hombres...
De todas formas, no soy seguidora de Scarlett, así que en un punto me es indiferente..., pero realmente el análisis hecho es interesante

Juan Rodríguez Millán dijo...

Leila, tienes razón, no es un fenómeno exclusivo de las actrices, pero parece que con ellas se tiende más fácilmente a perder la imagen de actriz y a quedarse con la de sex symbol... Parece que los actores que son sex symbols casi nunca adquieren ese respeto como intérpretes.